Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


Ampliar el sentido de las cosas



Un envejecido maestro hindú se cansó de las quejas de su aprendiz y, por ello, una mañana lo envió a conseguir un poco de sal.

Cuando regresó el aprendiz, el maestro le ordenó al desdichado joven que pusiera un puño de sal en un vaso de agua y lo bebiera.

"¿A qué sabe?" – Le preguntó el maestro.

"Amarga" – Escupió el aprendiz.

El maestro se rió entre dientes y luego le solicitó al joven que llevara otro puñado de sal y lo disolviera dentro del lago.

Ambos caminaron en silencio hacia un lago cercano. Una vez que llegaron allí y el aprendiz hundió su mano y se disolvió el puñado de sal en el agua, el anciano le pidió: "Ahora bebe del lago".

A medida que el agua escurría por la barbilla del joven, el maestro le preguntó: "¿A qué te sabe ahora?"

"Fresca" – Le comentó al aprendiz.

"¿Te supo salada?" – Le preguntó el maestro.

"No". – Dijo el joven.

Ante esto, el maestro se sentó junto al joven, que estaba muy serio y le recordaba a sí mismo a su edad. Entonces le tomó las manos y le dijo: "El dolor de la vida es pura sal; ni más, ni menos. La cantidad de dolor en la vida permanece igual. No obstante, la cantidad de amargura que probamos depende del recipiente en el que vaciamos el dolor. Por lo tanto, cuando sientas dolor, lo único que puedes hacer es ampliar tu sentido de las cosas. Deja de ser un vaso y conviértete en un lago".