Trans4mind
PSICOLOGÍA ● FILOSOFÍA ● ESPIRITUALIDAD
PARA  DESPERTAR  LA  CONCIENCIA  QUE  NOS  HACE  HUMANOS


Los argumentos de los sofistas



Cuéntase que una vez Tisias, maestro, pidió a su discípulo Corax que le pagara, puesto que ya había concluido la enseñanza y aprendizaje.

A lo cual respondió Corax que si había aprendido a convencer, sería capaz de convencer a Tisias de que no tenía que pagarle y que, de no convencerlo, no tendría que pagarle, puesto que con ello demostraría que no había aprendido lo que Tisias había prometido enseñarle.

Naturalemente Tisias no podía aceptar el argumento de su discípulo y dedicó todo su esfuerzo a demostrarle que de todas maneras tendría que pagar la enseñanza.

Si Corax le convencía de que no tenía que pagarle, esto demostraba que había aprendido a convencer y, como el arreglo había sido que si aprendía a convencer tendría que pagar, al demostrar que no tenía que pagar, por el hecho mismo de convencer a Tisias, tendría que pagar.

Si por otra parte, no llegaba a convencerlo de que no tendría que pagar, tendría que pagarle por el mero hecho de no haberlo convencido.