Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


Ciego a la evidencia



Hubo una vez un pobre hombre que todos los días pasaba la frontera con su burro de un reino a otro. Los guardias fronterizos sospechaban que llevaba algo de contrabando, así que cada vez que pasaba la frontera los guardias buscaban cuidadosamente en sus ropajes y en las alforjas del burro, pero nunca encontraban nada.

Pasado el tiempo, el hombre empezó a usar ropa más cara y se compró una casa grande. Los guardias de la frontera redoblaron sus esfuerzos para inspeccionarlo a él y al burro, ya que estaban seguros de que el hombre llevaba algo de contrabando. Pero en sus búsquedas diarias nunca encontraban nada, sólo paja.

Después de 30 años de esa rutina diaria, uno de los guardias fronterizos se jubiló. Un día, cuando el guardia jubilado se paseaba por la calle, se encontró con el hombre y le dijo: "Mire, ya no soy guardia fronterizo y no puedo hacerle daño. Le prometo que nunca le diré a nadie, sólo que por mi tranquilidad, necesito que me diga lo que ha estado contrabandeando todos estos años".

El hombre le respondió: "Como sé que ya no puede detenerme, se lo diré: Contrabandeaba burros".