Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


Cuestión de opiniones



Un hombre y su hijo se dirigían con su burro hacia el mercado. Mientras caminaban un hombre se les acercó y les dijo: "¡Insensatos!, ¿para qué es un burro, sino para subir en él?"

Por lo que el hombre montó a su hijo en el burro y siguieron su camino. Pero pronto pasó un grupo de hombres y uno de ellos dijo: "¡Miren al hijo holgazán que permite que su padre camine mientras él cabalga!"

Así que el hombre le ordenó a su hijo que se bajara y se montó él esta vez. Pero no habían avanzado mucho cuando pasaron dos mujeres y una de ellas le dijo a la otra: "¡Qué vergüenza! Valiente patán perezoso que deja que su hijo camine penosamente a su lado mientras él va tan campante".

Pues bien, el hombre no sabía qué hacer, pero al final decidió montar a su hijo delante de él. Para entonces ya habían llegado a la ciudad, y los transeúntes comenzaron a burlarse y a señalarlos. El hombre se detuvo y les preguntó por qué se mofaban de ellos. Los hombres le respondieron: "¿No les da vergüenza sobrecargar al pobre burro con ustedes dos encima?"

El hombre y su hijo se bajaron y trataron de pensar qué hacer. Pensaron y pensaron, hasta que al fin decidieron cortar un palo al que ataron las patas anteriores del burro para levantarlas y llevarlas a hombros. Siguieron su camino entre las risas de todos los que les salían al encuentro, hasta que llegaron al puente del mercado. Entonces el burro le dio una coz al piso con sus patas traseras y el hijo salió expulsado soltando su extremo de la vara. En el afán por controlar al burro, éste cayó sobre el puente, y al tener sus patas delanteras amarradas, se ahogó.

"Esto les enseñará" –les dijo un anciano que los había seguido– "que si quieren complacer a todos terminarán por no complacer a ninguno."