Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


El héroe solar



Hércules se convirtió en el símbolo de la liberación individual, de la búsqueda de la inmortalidad a través de la expiación del error y del mal por medio del sufrimiento y el esfuerzo heroico. Último de los hijos que Zeus engendra en una mujer mortal. Hera, la reina del Olimpo y esposa de Zeus, le declara una guerra que duraría toda la vida de Hércules. Inclusive antes de que Hércules viniera al mundo, Hera retrasa su nacimiento 3 meses para que no se convirtiera en rey según había proclamado Zeus para el próximo hijo nacido en la casa de Perseo.

Dentro de un proceso ordenado de progresiva lucha en evolución, Hércules pudo vencer, exterminar o dominar a los monstruos (plagas, vicios, fuerzas del mal). Sus atributos fueron la maza (símbolo de aplastamiento, de aniquilación, no sólo de victoria) y la piel del león de Nemea (símbolo solar).

Hércules no pudo emprender un trabajo sino después de cumplido el anterior; por esa causa los alquimistas interpretaron el mito heroico de Hércules como figuración del combate espiritual que lleva a la conquista de las manzanas de oro del jardín de las Hespérides (la inmortalidad).

Los doce trabajos de Hércules se han identificado con los signos del zodíaco, ratificando el carácter de Hércules como héroe solar, señalado por los mitólogos de la siguiente manera:
  • Aries: Victoria sobre los gigantes como Gerión, Caco, etc.

  • Tauro: Toro de Creta.

  • Géminis: Columnas de Hércules.

  • Cáncer: Hidra de Lerna, pájaro del lago Estínfalo.

  • Leo: León de Nemea.

  • Virgo: Amazonas.

  • Libra: Muralla de Troya, cuadras de Augias.

  • Escorpión: Jabalí de Erimanto.

  • Sagitario: Centáuros, caballos de Diomedes.

  • Capricornio: Cierva de los cuernos de oro.

  • Acuario: Águila y Prometeo.

  • Piscis: Monstruos de Hesíone.
Después de realizar las doce tareas, Hércules pasaría todavía algunas aventuras antes de morir y entrar al Olimpo. El fuego devora la parte mortal de Hércules; la parte inmortal, es trasladada al cielo y divinizada.

Hércules se convirtió así en el representante idealizado de la fuerza combativa; el símbolo de la victoria (y de la dificultad de la victoria) del alma humana sobre sus debilidades.