Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


El hotel Edgewater Beach



En 1923, en el Hotel Edgewater Beach en Chicago, se reunieron ocho de los financieros más ricos del mundo. Este grupo de hombres controlaba más dinero que el gobierno de los Estados Unidos en ese momento.

Entre ellos se encontraban:

El presidente de la empresa acerera más grande;
El presidente de la mayor compañía de gas;
El mayor especulador de trigo;
El presidente de la Bolsa de Nueva York;
Un miembro del gabinete del Presidente;
El inversionista más importante en Wall Street;
El director del mayor monopolio del mundo;
El presidente del Banco de Pagos Internacionales.

Ciertamente, habría que admitir que se había reunido en ese lugar el grupo de los hombres más exitosos del mundo; al menos, un grupo de hombres que había encontrado la fórmula de cómo "ganar dinero".

Ahora veamos qué pasó con estos hombres veinticinco años después:
El presidente de la empresa acerera más grande, Charles Schwab, vivió con dinero prestado durante los cinco años previos a morir en la quiebra.

El presidente de la mayor compañía de gas, Howard Hopson, se volvió loco.

El mayor especulador de trigo, Arthur Cutton, murió en el extranjero, insolvente.

El presidente de la Bolsa de Nueva York, Richard Whitny, fue enviado a la penitenciaría de Sing Sing.

El miembro del gabinete del presidente, Albert Fall, fue indultado de la prisión para que pudiera morir en su casa.

El inversionista más importante en Wall Street, Jesse Livermore, se suicidó.

El director del mayor monopolio del mundo, Ivan Krueger, se suicidó.

El presidente del Banco de Pagos Internacionales, Leon Fraser, también se quitó la vida.
Cada uno de estos hombres había aprendido el arte de ganar dinero, pero instigados por la avaricia, nunca aprendieron a apreciar y agradecer la generosidad con que la vida los había tratado.