Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


Las puertas del paraíso



Un soldado de nombre Nobushige se acercó a Hakuin y le preguntó: "¿Realmente existen el infierno y el paraíso?"

"¿Quién eres tú?", le preguntó Hakuin.

"Yo soy un samurai", respondió el guerrero.

"¿Tú, un soldado?" le respondió Hakuin con desprecio, "¿Qué gobernante te tendría como guardia? Pareces un pordiosero".

Nobushige se enojó tanto que empezó a sacar su espada.

Hakuin continuó: "¡Así que tienes una espada! Es probable que tu arma no tenga el suficiente filo para cortar mi cabeza."

Nobushige desenvainó su espada.

Entonces Hakuin le señaló: "¡Así se abren las puertas del infierno!"

Ante estas palabras el samurai, percibiendo la disciplina del maestro, enfundó su espada y le hizo una reverencia.

"Así se abren las puertas del paraíso", dijo Hakuin.