Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


Lo que importa no es el medio



Un maestro chan caminaba en silencio por un sendero en la montaña en compañía de uno de sus discípulos. Al llegar a donde se encontraba un cedro viejo, se sentaron bajo su sombra para compartir una comida sencilla a base de arroz y verduras. Una vez que terminaron, el discípulo, un monje joven que todavía no había descubierto la clave del misterio de la meditación, le preguntó al maestro:

— "¿Dígame cómo puedo entrar en estado de meditación?"

El maestro permaneció en silencio cinco minutos, durante los cuales el discípulo aguardaba la respuesta con impaciencia. Estaba a punto de formular otra pregunta cuando el maestro le preguntó:

— "Escuchas el sonido de esa caída de agua en la quebrada?"

El discípulo no se había percatado de ninguna caída de agua en la quebrada, pues estaba demasiado ocupado pensando en el significado del estado de meditación. Entonces puso atención y su mente abstraída por conceptos empezó a entrar en estado de quietud.

Al principio no oía nada. Después su atención dio paso a un estado de alerta, hasta que escuchó a la distancia el murmullo casi imperceptible de la caída de agua en la quebrada.

— "Sí, ahora la escucho". Respondió.

El maestro indicó con un dedo el origen del sonido y le dijo con un mirada severa y a la vez gentil:

— "Entra en estado de meditación desde ahí."

El discípulo quedó asombrado y tuvo un destello de iluminación. Conocía el estado de meditación sin haberse dado cuenta que ya lo sabía.

Continuaron su camino en silencio. El discípulo no salía de su asombro al sentir la vida del mundo que lo rodeaba. Experimentó todo como si fuera la primera vez. Sin embargo, poco a poco, empezó a pensar nuevamente y el ruido de su mente comenzó a sofocar la quietud de su consciencia hasta que volvió a formular otra pregunta:

— "Maestro, me pregunto, ¿qué hubiera dicho usted si yo no hubiera logrado escuhar el murmullo de la caída de agua en la quebrada?"

El maestro se detuvo, lo miró y le dijo:

— "También puedes entrar en estado de meditación desde ahí."