Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


Y en la casa había otros cien


Un día, un caminante entró en una casa abandonada buscando refugio. En una de las habitaciones encontró a cien hombres que lo observaban fijamente. Sorprendido, miró que los demás también lo estaban por su presencia. Este les expresó una sonrisa y observó que los demás le devolvían el buen gesto.


Así, buscó un espacio para recostarse y descansar del largo camino que había recorrido esa jornada. Al día siguiente cuando se marchó, después de haberse despedido cordialmente de los demás, pensó que este era un lugar muy agradable y que volvería con frecuencia por allí.


Pasado un tiempo, otro caminante entró buscando refugio en la misma habitación, pero sorprendido y asustado al mirar que había otros cien hombres, empezó a gruñir, al tiempo que los demás le respondían de la misma manera. Entonces, disgustado, guardó silencio y se acomodó en el suelo para descansar su cuerpo agotado. Afortunadamente nadie se metió más con él. Al día siguiente salió del cuarto sin despedirse siquiera y pensó: "que lugar más horrible, nunca más regresare".


Lo curioso es que en ambos casos los caminantes no habían advertido una inscripción en la entrada, desdibujada por el paso del tiempo: "Casa de los cien espejos". Así que ninguno se dio cuenta que los otros cien hombres que habían visto no eran más que un reflejo multiplicado de su propio actuar.