Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


Por un vaso de leche



Un día, un muchacho pobre, que vendía mercancías de puerta en puerta para pagar sus estudios universitarios, encontró que sólo le quedaba una moneda de diez centavos, y tenía hambre. Decidió entonces que pediría algo de comer en la próxima casa que visitara. Sin embargo, sus nervios lo traicionaron cuando una encantadora joven mujer le abrió la puerta. Así que en lugar de comida, ¡pidió un vaso de agua!

Ella vio reflejada en su cara el hambre que pasaba y decidió traerle un gran vaso de leche. Él lo bebió despacio, y entonces le preguntó: "¿Cuánto le debo?"

"No me debes nada" – respondió ella – "Mi madre nos ha enseñado a nunca aceptar el pago por una caridad".

Entonces él le dijo: "Se lo agradezco de todo corazón".

Cuando el joven estudiante se fue de la casa, no sólo se sintió físicamente más fuerte, su fe en Dios y en la compasión humana también se fortalecieron. Ya que había estado dispuesto a rendirse y abandonarlo todo.

Varios años después la generosa joven que lo había atendido enfermó gravemente. Los doctores locales no encontraban remedio alguno. Finalmente la enviaron a la gran ciudad, donde llamaron a varios especialistas para estudiar su rara enfermedad.

Un doctor fue llamado a la consulta. Cuando escuchó el nombre del pueblo de donde venía la paciente sus ojos se llenaron con una extraña luz. Inmediatamente se levantó y acudió a su cuarto.

Vestido con su bata de doctor entró a verla. Él la reconoció de inmediato.

Regresó al cuarto de observación determinado a hacer todo lo posible para salvar su vida. Desde ese día prestó atención especial a su caso. Después de un prolongado esfuerzo, pudo vencer a la enfermedad.

El doctor pidió que le enviaran la cuenta para que la aprobara. La miró y entonces escribió algo en una orilla de la hoja. La cuenta fue enviada a la habitación de la mujer. Ella temía abrirla, porque estaba segura de que le tomaría el resto de su vida pagar por todo. Finalmente la abrió y la nota escrita al borde de la factura le llamó la atención. En ella estaban escritas estas palabras: "Pagado por completo con un vaso de leche".