Trans4mind
PSICOLOGÍA ● FILOSOFÍA ● ESPIRITUALIDAD
PARA  DESPERTAR  LA  CONCIENCIA  QUE  NOS  HACE  HUMANOS


Desarrollo Espiritual y superación del Ego

por Gregory Mitchell

La inteligencia espiritual se relaciona estrechamente con las etapas del desarrollo moral de Kohlberg, así como con el desarrollo cognitivo y del Ego.

Al principio los individuos de una u otra manera dependen de una autoridad fuera de sí mismos para tener creencias espirituales. Los niños pequeños siguen las creencias de sus padres. Ellos tienden a imaginar o fantasear ángeles u otras figuras religiosas en las historias como los personajes de los cuentos de hadas. Los niños mayores tienden a responder a las historias y a los rituales religiosos literalmente, más que simbólicamente. Esta es una forma pre-convencional de inteligencia espiritual. Según los individuos transitan de la adolescencia a la edad adulta, sus creencias siguen basándose en la autoridad centrada fuera de sí mismos.

Los pueblos primitivos, como los cazadores-recolectores, tienen una inteligencia Naturalista a un alto grado y esto se entreteje en sus sistemas de creencias religiosas. Por ejemplo, entre los aborígenes australianos cada animal y planta tiene un espíritu, y deben ser respetados en consecuencia. Su supervivencia depende de ello. Para los aborígenes su inteligencia naturalista es la inteligencia espiritual, pero para muchas personas en una sociedad normal y, sobre todo para aquellos en sintonía con la naturaleza, estar presentes con los animales y el campo puede proporcionarles una profunda sensación de elevación espiritual.

La inteligencia naturalista es una forma pre-convencional de inteligencia espiritual, que se alinea con las Operaciones Concretas. Esto se refleja en las creencias paganas y panteístas y se relaciona con las etapas 1 y 2 de Kohlberg.

Las personas tienden a tener la aceptación conformista de una creencia con poca auto-reflexión en el examen de esas creencias. Aquellas personas que se desarrollan más empiezan un cambio radical de la dependencia de las creencias espirituales de otros al desarrollo de las suyas. Las personas ya no se definen por los grupos a los que pertenecen. En su lugar, eligen las creencias, valores y relaciones importantes para su auto-realización. Pueden ser ateos, agnósticos, o atribuirlas a una religión que tenga sentido para ellos. Estas son las formas de inteligencia espiritual Normativa (convencional), y se alinean con las Operaciones Formales. Esto se refleja en las creencias convencionales, tales como las religiones establecidas y se refiere a las etapas 3 y 4 de Kohlberg. La mayoría de las personas permanecen en este nivel.

Más allá, las personas todavía dependen de sus propias opiniones, pero pasan de la preocupación propia, o de la dependencia de verdades fijas, a tener en cuenta también otros puntos de vista e integrarlos si es apropiado. Tienden a ser más tolerantes y comienzan a considerar servir a los demás. Estos individuos tienen su propia interpretación y combinación de una serie de filosofías, que puede o no tener un aspecto abiertamente espiritual, pero, no obstante, les proporcione una comprensión de la existencia en sus propios términos. Empiezan a buscar valores universales, como el amor incondicional y la justicia. Esta es una forma de inteligencia Existencial (post-convencional) espiritual, que requiere de un Ego Autónomo, que haya superado el Superego, y se alinea con las Operaciones Postformales. En este nivel, una persona va más allá de tener que tener ideas fijas o un dogma literal. Esto no excluye las creencias naturalistas y convencionales, sino que se practicarán de una forma más abierta e iluminada. Esto se refiere a las etapas 5, 6 y 7 de Kohlberg.

Aunque los estudiantes al inicio del Desarrollo Mental pueden tener una experiencia espiritual naturalista o normativa, es poco probable que hayan desarrollado sus propias ideas antes de haber completado sustancialmente su desarrollo en el ámbito de las Operaciones Formales, y los estudiantes no tendrán mayores introspecciones que sinteticen una amplia gama de puntos de vista a menos que hayan completado su desarrollo a nivel Postformal, y también hayan llegado a sexto nivel del Pensamiento Etico (universalidad ética) de Kohlberg.

Cada uno de nosotros es capaz de lograr experiencia espiritual, sobre todo en el nivel concreto, pero diferimos en el grado que podemos hacer sentido de ella. Los individuos reflexionan sobre las preguntas profundas, a veces desde la infancia, pero por lo general llegan a respuestas copiadas, triviales o ingenuas. Sólo con el correspondiente desarrollo cognitivo su desarrollo espiritual se vuelve más sofisticado. La inteligencia espiritual es diferente, pero es probable que acompañe y facilite –y ser facilitada por– la integración de la visión-lógica del desarrollo cognitivo avanzado.

Los niveles de inteligencia espiritual reflejan la trascendencia de la conciencia de sí mismo y la potencial integración entre las propias aptitudes racionales y emocionales. En su libro SQ - Spiritual Intelligence, Zohar y Marshall advierten las siguientes cualidades en una persona que es espiritualmente inteligente. El individuo...
  • aborda y resuelve los problemas con significado y valor
  • tiene la capacidad de evaluar su curso de acción o del camino de su vida
  • se da cuenta de que es una 'criatura' espiritual y se hace preguntas como: "¿Por qué nací? ¿Cuál es el significado de la vida? ¿Por qué debo seguir cuando estoy cansado, deprimido o me siento abatido?"
  • tiene virtud: la capacidad de hacerse preguntas sobre el bien y el mal
  • tiene la capacidad de "soñar, aspirar, y salir fuera de lo mundano"
  • se da cuenta del potencial humano para facilitar entre razón y emoción, mente y cuerpo
  • reconoce la capacidad de curarse a sí mismo e integrarse como un todo
  • reconoce los valores existentes con la habilidad de descubrir nuevos valores de manera creativa, dándose cuenta de que uno no depende de la cultura
  • es creativo y utiliza esta cualidad para ser flexible y espontáneo
  • está dispuesto a tratar de resolver los problemas de la vida y lidiar con ellos
  • será capaz de trascender las relaciones intrapersonales e interpersonales
  • tiene visiones transpersonales de la bondad, belleza, perfección, generosidad, sacrificio, etc.
  • es un líder servicial y una persona que inspira a los demás
  • es capaz de identificar la tonta cultura espiritual en la sociedad, con sus presiones, impulsos, necesidades, y urgencias
  • puede ver la realidad detrás de los deseos superficiales
  • puede reflexionar profundamente sobre lo que piensa de sus motivaciones más profundas y propósitos en la vida, con un marco más amplio y profundo
  • busca la auto-conciencia
  • pueden enfrentar a la multitud, o es capaz de mantener una opinión impopular sobre algo en lo que cree profundamente
  • sabe quién es y en lo que cree
  • posee una integridad personal intensa
  • tiene la capacidad de ver la vida y a otros, tan fresco como a través de los ojos de un niño
  • tiene la capacidad de ser flexible (activa y espontáneamente adaptable)
  • tiene la capacidad para enfrentar y superar el dolor
  • tiene la cualidad de ser inspirado por la visión y los valores
  • es reacio a hacer un daño innecesario
  • tiene una tendencia a ver las conexiones entre diversas cosas (ser "holístico")
  • tiene una marcada tendencia a preguntar "¿Por qué?"
Idealmente, la inteligencia espiritual debe ser moderada por la aplicación de nuestras otras inteligencias, de tal modo que la energía psíquica de la creencia religiosa sea dirigida por los canales productivos. La creencia religiosa no sublimada puede convertirse en un problema; está a sólo un paso de los fundamentalismos.

Las dimensiones espirituales tienen un significado para la creatividad. Los valores descritos anteriormente son los de una persona que ha superado el elemento destructivo en su constitución. La sublimación de las creencias religiosas proporciona un poderoso impulso a la creatividad. Muchas personas muy creativas tienen un alto nivel de inteligencia espiritual, por lo tanto, muchas de las mayores obras de arte y música son el resultado de la sublimación de este impulso religioso. Muchos de los más grandes artistas sublimaron sus impulsos religiosos en el servicio a la Iglesia: estaban creando para Dios.

Aunque la iglesia ya no es el principal cliente en un mundo en gran medida secular, los mejores productos de los Creadores se derivan de la sublimación del impulso religioso en servicio a la sociedad en la que viven, por ejemplo, Faraday fue un cuáquero y expresó sus valores religiosos a través de su trabajo científico. La sublimación del impulso religioso es una poderosa herramienta para la reconciliación de Eros (el instinto de vida a través del amor, la procreación y la creatividad) y Thanatos (el instinto de muerte y destrucción).