Trans4mind
PSICOLOGÍA ● FILOSOFÍA ● ESPIRITUALIDAD
PARA  DESPERTAR  LA  CONCIENCIA  QUE  NOS  HACE  HUMANOS


Desarrollo Moral y Desarrollo Cognitivo

por Gregory Mitchell

Kohlberg y otros han propuesto que el desarrollo cognitivo es una condición necesaria pero no suficiente para el desarrollo moral y, a su vez, que el desarrollo moral es una condición necesaria pero no suficiente para el desarrollo del Ego. Cada etapa de transición se produce en respuesta a las experiencias de vida que son estructuralmente desequilibrantes, personalmente relevantes, emocionalmente atractivas, e interpersonales.

Las etapas más altas de desarrollo personal son la consecuencia de un desarrollo paralelo de nuestras facultades cognitivas y nuestra naturaleza ética. Gran parte del desarrollo moral consiste en dejar de lado los condicionamientos sociales. En el desarrollo moral, la capacidad se adquiere al apartarnos de la realidad social y reconsiderar objetivamente la moralidad consensuada en la cultura actual.

La moral actual existe, al igual que todas las moralidades, para promover la supervivencia de grupos particulares. Podemos escapar de la realidad social de nuestra cultura, no tanto por rebelarnos contra ella, sino por tomar el puente hacia una nueva filosofía moral basada en una forma mucho más ilustrada y científica de ver el mundo. Esto se basa en la observación objetiva de la realidad que existe. Sin importar que una persona tenga los ojos abiertos o cerrados, o si él o ella está ahí o no en persona, la naturaleza del universo físico permanece en su existir y no se puede negar racionalmente. La gravedad, por ejemplo, es una realidad en la que es mejor creer. Existe sin importar si eres cristiano, judío o budista; existe más allá de cualquier religión o sistema de creencias: si te caes por una ventana, ¡te partirás la cabeza!

La transición de una etapa a otra se realiza por el conflicto y el desequilibrio, seguido por el equilibrio, según el individuo asimile el medio ambiente y lo adapte a sí mismo. Piaget también creía que las concepciones morales pasaban por estas secuencias; una idea que Lawrence Kohlberg en la Universidad de Harvard llevó mucho más allá a una teoría ampliamente investigada en el desarrollo del juicio moral. Como filósofo estructuralista*, Kohlberg comparó las siete etapas del desarrollo moral (que se muestran en la tabla a continuación) con un ascenso entre las sombras, de la alegoría de la caverna de Platón, hacia la luz de una justicia verdadera.
* [ El estructuralismo busca en primer lugar los principios por los que se organiza todo un fenómeno, y sólo entonces interpreta los elementos dentro de esa estructura en función de sus relaciones con el todo]
Desde la edad de los 2 a los 25 años (después de que el desarrollo cognitivo suele cesar), una persona va a crecer, por lo menos, en algunos de los primeros niveles de las siete etapas que se muestran en la tabla, en una secuencia que no varía y es irreversible. En la siguiente tabla, las etapas de desarrollo moral de Kohlberg se integran con las etapas de desarrollo cognitivo de Piaget, y también con las etapas de maduración del Ego de Loevinger y las etapas de cambio de perspectiva de Selman.

Tabla de Desarrollo Moral y Cognitivo
Etapas Lógicas (Autonomía del Ego) Etapas Morales (Superación del Superego)
Etapas Piaget
Operaciones Cognitivas



1: Sensorio-Motriz


2: Pensamiento Pre-lógico Intuitivo


3: Operaciones Concretas (inferiores)

Etapas Loevinger
Maduración del Ego



1: Infancia


2: Impulsividad


3: Auto-Protección

Etapas Selman
Perspectiva



1: Ninguna


2: Indiferenciada


3. Social-informacional

Etapas Kohlberg
Desarrollo Moral

Nivel Pre-Convencional

Etapa 0: Lo bueno es lo que quiero y deseo.

Etapa 1: Orientación por obediencia y castigo. Respeto por un poder superior.

Etapa 2: Orientación Egoísta; el lenguaje se utiliza para obtener lo que se quiere. Acción como un medio de satisfacción hedonista.

3A: Operaciones Concretas


4: Operaciones Formales (inferiores)


4A: Pensamiento Formal

4: Conformista


5: Auto-Consciente


6: Reflexivo

4: Auto-reflexiva


5: De Terceros

Nivel Convencional

Etapa 3: Orientación buen niño (o niña); relaciones interpersonales de mutualidad; conformidad con las imágenes culturales estereotipadas.

Etapa 4: Orientación a mantener el orden social, reglas fijas y autoridad.

4B: Operaciones Formales Verdaderas


5: Operaciones Postformales


6: Intuición Madura


7: Realización Total

7: Individualista



8: Autónomo



9: Integrado

6: Social



7: Relativista



8: Universal

Nivel Post-Convencional

Etapa 5A: Orientación a los compromisos interpersonales y contratos sociales; establece leyes de forma utilitaria.

Etapa 5B: Orientación a una conciencia desarrollada y una ley superior.

Etapa 6: Orientación hacia principios con consistencia y ética universal.

Etapa 7: Moralidad Transcendente.

Se puede observar un despliegue de las sucesivas etapas de madurez del Superego, que ocurren en paralelo con el desarrollo de las diferentes etapas cognitivas del Ego. Kohlberg encontró que en muchas culturas, los jóvenes entre las edades de 2 a 25 años se desarrollan de la Etapa 1 en adelante en una secuencia invariable e irreversible, paso a paso. La mayoría alcanzan las etapas 3 ó 4, pero pocos alcanzan las etapas 6 ó 7. Cada etapa sucesiva es una transformación cognitiva de las anteriores, y cada nivel incorpora las anteriores en un sistema jerárquico de una creciente diferenciación e integración. El cambio de una etapa a la siguiente se precipita por un conflicto moral que involucra expectativas y realidad, con la tesis y la antítesis para dar paso a una mayor síntesis.

Esta teoría implica la interacción del individuo y el medio ambiente. Tiene que ver con la evolución de los valores morales hasta el punto en el que son dirigidos por el carácter ético de la persona. El valor moral en las etapas pre-convencionales se define en términos de las necesidades auto-centradas. En la fase 1, el individuo está motivado principalmente por el deseo de evitar el castigo por un poder superior, ya sea el padre, el maestro, el empleador, etc.

En la Etapa 2, la preocupación se ha trasladado a la satisfacción de las necesidades físicas, y el individuo desarrolla una conciencia sobre el valor relativo de las necesidades en términos de exigencias para el intercambio y la reciprocidad. Hay una tendencia preponderante en favor de los propios intereses sobre los de los demás.

En las siguientes dos etapas el sujeto está en el nivel convencional, donde los valores morales implican la conformidad con las expectativas de rol tradicionales y el mantenimiento del orden social y legal existente. En la Etapa 3 la persona está motivada por evitar la desaprobación social por la inconformidad, y le gustaría ser juzgado por sus intenciones. Hay un enfoque interpersonal: toda conducta moral/ética se guía por lo que dictan los resultados de las buenas relaciones entre las partes interesadas, en especial con aquellos cercanos con quienes se simpatiza.

En la Etapa 4 la persona entiende cómo se ajusta su papel a las instituciones sociales aprobadas por los demás y trata de cumplir con su deber para satisfacer las expectativas de la sociedad. Así, los criterios de las acciones éticas son juzgadas en cuanto a cómo influyen en el tejido social, ya sea que conduzcan al mantenimiento del orden social o sean subversivas a él.

Las tres etapas post-convencionales representan las etapas más avanzadas del desarrollo moral. Las decisiones se basan en la consideración de los valores compartidos y no en los intereses egoístas o de conformidad ciega con las normas sociales. En la Etapa 5 el individuo percibe su derecho en términos de un contrato social, reconociendo el carácter arbitrario de las reglas hechas por el bien del acuerdo. Evita infringir los derechos de las personas, o violar el bienestar de la mayoría.

En la etapa 6 la persona se ha vuelto independiente de la influencia del Superego y crea su propio código moral. Se basa en gran medida en su propia conciencia y en el respeto mutuo con los demás. Reconoce los principios universales que subyacen a los compromisos sociales y trata de aplicar principios consistentes del juicio moral.

Kohlberg especuló que puede existir una séptima etapa (Moral Trascendental o Moral de Orientación Cósmica), que uniría las creencias ontológicas con el razonamiento moral.

En las etapas sexta y séptima del desarrollo moral, un estudiante ha hecho la transición de una moralidad del Superego a una moralidad del Ego. El Superego se ha derrumbado.