Trans4mind
PSICOLOGÍA ● FILOSOFÍA ● ESPIRITUALIDAD
PARA  DESPERTAR  LA  CONCIENCIA  QUE  NOS  HACE  HUMANOS


El único tú

por Gregory Mitchell

Otto Rank es ampliamente reconocido como el más importante precursor de la psicoterapia humanista y existencial. Influyó en escritores tan conocidos como Carl Rogers, Rollo May y Ernest Becker. Los temas que trató incluyen separación e individuación, proyección e identificación, amor y voluntad, terapia de pareja, y la neurosis como un fracaso en la creatividad. La lectura de sus libros hoy revela que Rank, severamente difamado por los psicoanalistas ortodoxos de su época, inventó el enfoque moderno de la psicoterapia en la década de 1920.

Rank analiza los conceptos psicológicos que van más allá de la apariencia de la persona, tales como el miedo a la muerte, el deseo de inmortalidad, la sexualidad y la necesidad de amor. A menudo habla de los temores e irracionalidades del hombre, pero no trata de exorcizarlos o evadir su explicación, sino que las acepta como partes integrales de la estructura de la condición humana. A diferencia de muchos otros intelectuales del siglo XX, Rank reserva un lugar para el alma en lugar de clasificarla como una fantasía. El alma y las creencias sobre ella, según él, establecen las bases de la psicología, con sus complejos análisis sobre la conciencia, la conciencia de sí mismo, y la personalidad.

La orientación básica de Otto Rank se puede afirmar de forma explícita. Puesto que rechazó el concepto clave de la situación edípica como el origen de la psicopatología y adoptó la experiencia del parto como el origen del trauma esencial. Concibió que durante la experiencia intrauterina el niño experimenta la unión total, que mantiene siempre como la principal motivación en la búsqueda de su realización. Continúa anhelando ese estado, aunque experimente uniones parciales en cada relación, y prevé la esperada unión definitiva después de la muerte. La experiencia del parto puso fin al estado original de dicha y se convirtió en una experiencia tan traumática que se volvió el origen de toda ansiedad, debido al miedo a la separación.

Un segundo enfoque distintivo de Rank es el énfasis que puso sobre la voluntad. Llamó a la voluntad, "Una organización de orientación positiva e integración del yo, que utiliza la creatividad, así como inhibe y controla los impulsos instintivos". Con esto quiso decir que el hombre no es víctima de sus impulsos instintivos, sino que es capaz de dirigir estas fuerzas, ya sea de forma negativa, para su propia destrucción, o para organizarlas de manera positiva en la expresión creativa y el crecimiento personal.

Esto nos lleva al concepto que tenía Rank sobre la creatividad. Para él la lucha esencial del hombre no era alcanzar la salud o la normalidad, sino expresarse creativamente, a fin de descubrir y expresar su propia singularidad y peculiaridad. El crecimiento personal se convierte así en el proceso de asumir la responsabilidad de la propia vida y expresar la voluntad creativa en las situaciones de la vida. Para lograrlo, un individuo debe enfrentar sus propias culpas y miedos, que han resultado en un patrón de comportamiento negativo, romper con ese modelo y tener el valor de arriesgarse a crear.

En ese momento el individuo regresa al trauma inicial del nacimiento, ya que cada acto creativo es un proceso de renacimiento. Él debe revivir la experiencia de separación en cada acto creativo. Pero ahora, en vez de desear seguridad y unión, se da cuenta de que debe creer en sí mismo como un individuo autosuficiente, distinto y diferenciado de los demás, incluso al costo de ser posiblemente rechazado por otros.

Una de las aseveraciones más destacadas de Otto Rank era su creencia absoluta en la singularidad de cada ser humano. Su declaración más citada dice precisamente: "¿Alguna vez aprenderá la gente que no existe otra igualdad posible que el derecho de toda persona a convertirse y ser sí misma, que en realidad significa aceptar su propia diferencia y ser aceptada por los demás?".