Trans4mind
PSICOLOGÍA ● FILOSOFÍA ● ESPIRITUALIDAD
PARA  DESPERTAR  LA  CONCIENCIA  QUE  NOS  HACE  HUMANOS


Etapas del desarrollo cognitivo

por Gregory Mitchel

Jean Piaget, un psicólogo infantil, identificó cuatro grandes etapas en el desarrollo lógico y cognitivo de los niños, en sus estudios desde los años 30 hasta los 70's del siglo pasado. La primera etapa, desde el nacimiento hasta los dos años, es la etapa Sensorio-Motriz de la inteligencia: La coordinación de los reflejos del bebé y la repetición sensoriomotriz, lo que produce recuerdos básicos de los objetos ausentes y una búsqueda experimental de nuevos significados para lograr fines placenteros, limitado por lo que el niño puede realizar físicamente de lo que observa que se hace.

Durante el curso del desarrollo cognitivo de un niño hay cambios en la forma en la que el individuo representa (es decir, almacena y recupera), información que percibe con los sentidos. Un niño pequeño se limita a las acciones que puede hacer en el mundo inmediato que lo rodea, cuando aprende a separar el mundo en "yo" y "no yo ", descubre su esquema corporal. A partir de entonces su aprendizaje consiste en desarrollar y revisar ese esquema, ya que realiza más operaciones en el mundo exterior y aprende de los efectos que se producen.

Es difícil imaginar cómo es que piensa un bebé. No puede pensar en imágenes de los objetos, ya que en realidad todavía no ha descubierto lo que son los objetos, o qué propiedades tienen de una manera lo suficientemente real para representarlos. En su lugar, recuerda las cosas en una especie de "memoria muscular" (en el sistema kinestésico sensoriomotriz) que utiliza una representación interna de la "sensación" de las cosas para codificar la información. Antes de los 4 o 5 años de edad los recuerdos traumáticos y las consideraciones y decisiones que los acompañan, afectan el comportamiento futuro, y no están disponibles para recordarse en la forma en que un adulto recuerda, como la percepción de una película en secuencia, sino más bien en términos del cuerpo emocional, centrados en sentimientos de necesidades y deseos, o miedos y dolores, aunque habrá un elemento de imaginería visual y auditiva particular asociada a los momentos conmovedores, difícilmente habrá alguna representación visual durante los primeros dieciocho meses, hasta que el niño se vuelva ambulatorio y empiece a caminar y hablar.

La segunda etapa del niño hasta los 5 años, es la etapa del pensamiento Pre-lógico Intuitivo. Este es un período de "pensamiento mágico" en el sentido de que fácilmente confunde los eventos aparentes o imaginados con los eventos reales. Si se le permite, saltará de una ventana esperando volar, porque ha visto que las aves vuelan. Es algo como un "mundo de sueños", un coche de juguete es muy real para un niño pequeño.

Con un desarrollo normal, aproximadamente a la edad de cinco años, se produce una transición relativamente súbita. El control pasa del cerebro de los mamíferos (con esquemas basados en el condicionamiento clásico), al cerebro completamente humano (una estructura que opera procesos asociativos y cognitivos). Después de esta transición, muchos mecanismos menores se inhiben y se sustituyen por los mecanismos corticales de orden superior que operan cognitivamente. Como parte de esta transición, el lenguaje empieza a funcionar como un vehículo del pensamiento lógico a un nivel concreto, en vez de ser sólo un medio para satisfacer necesidades sociales y emocionales. El modo predominante para representar al mundo se convierte en auditivo, con recuerdos que representan instrucciones recibidas.

La tercera etapa, entre los 6-12 años, es la del pensamiento de las Operaciones Concretas, cuando el niño puede simbolizar operaciones (es decir, puede realizar una imagen mental concreta) sin tenerlo que hacer físicamente. El niño ha desarrollado imágenes realistas internas del mundo que le rodea, de modo que a los 7-8 años de edad un modo concreto de representación visual se ha convertido en la forma predominante de pensar y recordar la experiencia, junto a representaciones kinestésicas y auditivas. Ahora aprende a clasificar y relacionar, y medir distancias y cantidades, por lo tanto realiza un pensamiento constructivo. El contacto con el medio ambiente se mantiene durante esas operaciones mentales, ya que mediante una inversión es posible volver a la forma percibida –un niño va a construir y derribar las construcciones del Lego–. Las operaciones concretas son la base sobre la cual se pueden construir operaciones intelectuales más abstractas. Los niños pequeños y aquellos limitados a las operaciones concretas tienden a centrar la atención en sólo uno de los aspectos más destacados de un objeto, situación o problema a la vez, excluyendo otros aspectos potencialmente relevantes. Piaget le llamó a esta tendencia "centración".

Sin embargo, muy pronto, el mundo del niño se amplía aún más, hasta que incluye información que no es fácil de representar mediante imágenes. (Trate de imaginar un concepto como "libertad" o "equidad"). Cuando esto sucede, el niño se vuelve más propenso a utilizar la representación simbólica, incluyendo el habla interna, usando palabras como símbolos formalizados que "representan" conceptos. Este es el comienzo de la etapa conceptual auditiva digital de desarrollo. En este punto las decisiones propias de los niños y las intenciones pueden ser expresadas como un diálogo interno, mientras que antes eran intenciones"sentidas". Este es el comienzo de la capacidad conceptual cognitiva, que se desarrolla por medio de una educación eficaz.

La cuarta etapa, que se lleva a cabo desde los 12 años (dado un suficiente coeficiente intelectual, educación y estímulos) hasta la edad adulta, es el de las Operaciones Formales. Esta es una forma más objetiva de percibir el mundo con capacidad para concentrarse simultáneamente en varios aspectos de un problema; se trata del "descentramiento". Incluso los adultos, antes de alcanzar la capacidad completa de las operaciones formales, o si –como es común– no se desarrollan, continúa con un punto de vista centrado e intolerante que no considera alternativas. El adulto "centrado" es la regla y no la excepción. Estas personas tienen visión de túnel en lo que respecta al mundo de las ideas; sin embargo, la persona descentrada está dispuesta a considerar nuevas ideas desde todas las direcciones.

Normalmente, una persona de inteligencia media (que está en sólo 100, por definición) se mantendría por debajo del sub-estadio 1 de las Operaciones Formales, utilizando predominantemente Operaciones Concretas. Un mayor nivel de madurez mental sólo se manifestará en situaciones emocionalmente neutrales o en una forma de dominio específico, tal vez en el contexto de trabajo requiera la solución de problemas centrados. Cuando se encuentran "fuera del trabajo" o cuando está bajo presión emocional, la mayoría de la gente tiende a regresar al nivel de pensamiento de las Operaciones Concretas, y bajo una fuerte presión al pensamiento Pre-Lógico de la Etapa 2.

Sólo alrededor del 17% de la población, aquellos con un CI superior a 110, usan las Operaciones Formales en su vida cotidiana. Y sólo un 5% de la población llega a la fase final de las operaciones formales, el verdadero pensamiento formal, y, probablemente, sólo alrededor del 2% se continuará desarrollando hasta el nivel Postformal. De ellos, aproximadamente el 0,1% completarán este proceso. Esto es principalmente porque la persona debe estar en un entorno educativo o de algún modo estimulante, hasta que él o ella tiene unos treinta años. La mayoría de los estudiantes universitarios dejan la universidad después de obtener un primer grado, en edades comprendidas entre los veintidós-veinticuatro años, por lo que se interrumpe el proceso de desarrollo Posformal, a menos que continúen trabajando en un ambiente intelectualmente estimulante.

Al encontrar una gran cantidad de información concreta que no está en condiciones de entender, la persona intenta reorganizar esta información con el fin de simplificarla. Descubre que puede hacer esto manteniendo algunas de las variables constantes, mientras que experimenta con las demás. La persona induce las leyes generales que pueden aplicarse a datos de los más diversos tipos. Puede pensar acerca de los pensamientos, clasificar las clasificaciones, y "operar sobre las operaciones", entonces concibe leyes generales relacionadas con una serie de casos particulares. Se pueden proponer y probar hipótesis, y deducir las implicaciones mediante la experimentación científica.

En resumen, el modo de representación del bebé es principalmente kinestésico en la etapa sensoriomotriz del desarrollo. A los 4 años de edad, durante la etapa pre-lógica, la representación predominante se ha vuelto auditiva. El niño entonces desarrolla imágenes internas realistas del mundo que le rodea, de modo que a los 7 u 8 años de edad, el modo concreto de representación visual se ha vuelto predominante. El pensamiento conceptual como lenguaje interiorizado se desarrolla después, y a los 10 años de edad como muy pronto, o más comúnmente a los 12-14 años, el joven está listo, con una educación suficiente y competente, para desarrollar las operaciones formales.
Nota: La presente investigación mostró que los sujetos con un alto coeficiente intelectual pasan por las etapas de Piaget con mayor rapidez. Ciento nueve alumnos de quinto y séptimo grado, clasificados como brillantes o promedio, fueron analizados para determinar la relación de inteligencia (según la definición de las puntuaciones en las tareas psicométricamente derivadas) y precocidad en el desarrollo (definida en términos de la teoría de Piaget). Las medidas específicas utilizadas fueron las pruebas de Habilidades Básicas de Iowa, las Matrices Progresivas de Raven, y las tareas de Piaget (conservación de volumen, desplazamiento, balance, y el período de un péndulo). El principal hallazgo fue que los estudiantes que obtuvieron calificaciones más altas en las medidas psicométricas de inteligencia también tuvieron un desarrollo avanzado en la secuencia de Piaget sobre las etapas de desarrollo cognitivo. El hallazgo no contradice la teoría de Piaget dado que los logros fuera-de-secuencia no se observaron.

Los estudiantes de tercer grado muy inteligentes (un CI de 152) se compararon con los alumnos de CI promedio de tercer y sexto grado en percepción cognitiva y en tareas de perspectiva afectiva. Las habilidades para asumir roles de los niños intelectualmente superdotados eran más similares a los de su misma edad mental que a los de sus compañeros de la misma edad cronológica tanto en tareas cognitivas como afectivas. En la tarea de percepción, el rendimiento de los niños brillantes se situó entre la de los dos grupos de comparación. Los resultados proporcionan evidencia de que los niños superdotados son avanzados en el pensamiento tanto del mundo físico como del social, y tienen implicaciones en cuestiones educativas tales como el desarrollo curricular y la aceleración vs. enriquecimiento.

Jean Piaget ofrece una descripción útil de las etapas de desarrollo en relación con el aprendizaje. Los estudiantes superdotados a menudo se encuentran en el nivel de las "operaciones formales", mientras que sus compañeros se encuentran todavía en el "pre-operacional" o en el de las "operaciones concretas". Cuando un niño es avanzado en su desarrollo, él/ella tiene diferentes capacidades y necesidades de aprendizaje. Aquí es donde la taxonomía de Bloom puede ser particularmente útil. Los estudiantes en la etapa de desarrollo de las "operaciones formales" necesitan experiencias de aprendizaje en el extremo superior de la taxonomía de Bloom. Esencialmente, todas las asignaciones deben ofrecer al estudiante la oportunidad de utilizar habilidades de pensamiento de alto nivel, como el análisis, síntesis y evaluación, tal como se define por Bloom.

Piaget ha escrito que en algún momento alrededor de la pubertad, dado un suficiente estímulo educativo, el proceso de pensamiento cambia de las operaciones concretas a las operaciones formales. El cambio neurológico no es el único cambio en ese momento, el entorno social del adolescente juega un papel importante junto con la calidad de la educación, siendo estos factores clave. Los niños construyen la realidad de su experiencia con el medio ambiente. Cuando los niños crecen y su proceso de pensamiento madura, pueden construir una realidad más cercana a la de un adulto.