Trans4mind
PSICOLOGÍA ● FILOSOFÍA ● ESPIRITUALIDAD
PARA  DESPERTAR  LA  CONCIENCIA  QUE  NOS  HACE  HUMANOS


Operaciones Postformales

por Gregory Mitchel

Entre las edades de 20 y 30 años, o antes, si un estudiante tiene un alto coeficiente intelectual, sobre todo si se encuentra en un ambiente estimulante, como una universidad, o si tiene una profesión exigente o un interés absorbente en el cual se requiere de una amplia Estructura de Conocimiento, la persona que haya logrado un pensamiento Formal verdadero podrá continuar desarrollando su intelecto a la quinta etapa del desarrollo: el de las Operaciones Postformales. En el caso de una persona con el resultado de un CI de 150 o más, él o ella podrá empezar a desarrollar las Operaciones Postformales a los 15 años o antes, y luego continuar su desarrollo por otros 10 o 15 años, si permanecen en un ambiente estimulante.

Con ayuda externa se pueden reiniciar los procesos naturales de desarrollo, incluso si la persona está muy por encima de los 30 años. Los cambios en las demandas del entorno durante la edad adulta, tales como el reentrenamiento de la formación profesional por necesidades vocacionales, también puede estimular un desarrollo renovado. El desarrollo de la Inteligencia Cristalizada por medio de una ampliación del conocimiento en diferentes dominios de la vida es entonces posible durante toda nuestra vida. Ésta nos ofrece la perspectiva contextual desde la que pueden surgir nuestra creatividad y sabiduría innatas. La madurez también podrá ayudar en el desarrollo de otros tipos de inteligencia, como la competencia social, moral y emocional. Una persona mayor de 30 años es probable que tenga una mejor capacidad para resolver problemas que una menor de 30 con el mismo coeficiente intelectual, debido a que ha alcanzado la madurez y un aumento en la inteligencia cristalizada adquirida.

Si un adulto ha completado la fase de las Operaciones Formales y alcanzado un pleno Pensamiento Formal, el desarrollo de las estructuras de conocimiento y desarrollo intelectual continuará al nivel Postformal. Por otro lado, sin estímulos mentales adecuados, el desarrollo intelectual en los adultos ni siquiera podrá llegar al nivel de las Operaciones Formales. Incluso puede que los estudiantes universitarios no hayan alcanzado una verdadera funcionalidad cognitiva Formal y, según parece, la mayor parte de la función en la población, la mayoría de las veces, se encuentra a nivel de las Operaciones Concretas. Más aún, muchas personas no tienen una capacidad confiable para realizar Operaciones Concretas de manera objetiva que sea dirigida-hacia-el-interior lo suficiente como para estar libre de la influencia de su condicionamiento ambiental y la presión de sus compañeros.

Pero si se ha alcanzado la etapa final de un verdadero pensamiento Formal, ya sea de forma natural o asistida por el desarrollo intelectual, se producirán intentos espontáneos por aumentar la capacidad mental y completar el proceso de maduración. Este es el punto de ignición de Pierre de Chardin, un punto en el que una persona está lo suficientemente consciente de sí misma como para intentar dirigir su propio camino de evolución mental. Entonces se habrá desarrollado una inteligencia Metacognitiva, en el que la persona está consciente y en control de sus propios procesos de pensamiento.

El pensamiento postformal requiere la capacidad de mantener en la mente un complejo conjunto de información y puntos de vista diferentes, con el fin de sintetizar una visión general. Una variedad de investigaciones nos sugiere que las personas tienen el potencial de alcanzar gradualmente mayores niveles de complejidad mental a lo largo de su vida.

El pensamiento postformal posee una comprensión relativa, no absoluta, de la naturaleza del conocimiento; acepta la contradicción como un aspecto básico de la realidad; incluye la capacidad de concentrarse simultáneamente en varios aspectos de un problema para ver ambos lados y otras implicaciones y posibilidades, y no identificarse de una manera concreta con un sólo un punto de vista. El punto de vista metacognitivo implica una "amplia perspectiva". Los pensadores postformales son conscientes de la paradoja, son capaces de un razonamiento dialéctico y de sintetizar pensamientos, emociones y experiencias contradictorias.

El Desarrollo Mental reconoce cinco niveles de pensamiento Postformal:
  1. Razonamiento dialéctico
    En la dialéctica la resolución de dos elementos (tesis y antítesis) ocurre debido a la contradicción o la resolución de conflictos en una nueva tesis (y por tanto la creación de una nueva antítesis). El razonamiento dialéctico es una forma de pensamiento que trata de descubrir toda una nueva serie de preguntas en lugar de buscar respuestas "definitivas", facilita encontrar el problema en lugar de solo resolver problema.

  2. Encontrar problemas
    La inteligencia es la función de percibir, plantear y resolver problemas. Encontrar problemas significa descubrir problemas: una idea de lo que falta en la imagen existente de una situación. Es un aspecto de la inteligencia divergente y requiere iniciativa y creatividad.

  3. Operaciones relativas
    Consideración del carácter relativo, no absoluto, del conocimiento, que acepta la contradicción como un aspecto básico de la realidad.

  4. Juicio reflexivo
    Las creencias se justifican probabilísticamente con pruebas y argumentos, las conclusiones son defendidas como una representación de la comprensión más completa, más convincente, o más plausible de una cuestión disponible hasta el momento sobre la base de la evidencia presente. (Ver los niveles del Pensamiento Reflexivo).

  5. Razonamiento trialéctico
    Las operaciones postformales utilizan una lógica más flexible que el pensamiento formal, con menos supuestos. A pesar de que esta lógica es "más débil", permite el desarrollo de nuevas formas de pensar. La trialéctica es la etapa final de las operaciones postformales. Más allá de la argumentación dialéctica que se basa en la contradicción, podemos mirar los pros y los contras de un argumento trialécticamente, lo que implica la capacidad de pensar con Tres Valores Lógicos: existen la tesis y la antítesis, pero se ven de un modo cualitativamente diferente, y la resolución entre ellas se produce por medio de la complementariedad o la cooperación, dando lugar a un mayor grado de penetración en la que se incorpora o se sintetiza una nueva tesis.
En el quinto nivel de las operaciones Postformales, el nivel Trialéctico, se produce una integración de la Inteligencia Convergente (enfoque analítico hacia una sola respuesta a un problema como se requiere en las pruebas de CI), la Inteligencia Divergente (habilidad creativa de mirar un espectro más amplio que lo obvio y hacer nuevas preguntas para generar ideas nuevas e interesantes) y la Inteligencia Práctica (conocimiento acerca de cómo hacer las cosas y relacionarse de manera eficaz con el mundo real). Yo llamo a esto Inteligencia Trivergente. Esta es una fase de transición hacia el pensamiento que está más allá de las operaciones postformales.