Trans4mind
P S I C O L O G Í A     ●    F I L O S O F Í A     ●    E S P I R I T U A L I D A D
P A R A    D E S P E R T A R    L A    C O N C I E N C I A    Q U E    N O S    H A C E    H U M A N O S


La evolución de nuestro propósito

por Melody Larson

"¿Quién soy? ¿Por qué estoy aquí?" No es casualidad que muchos de nosotros nos sentimos cada vez más profundamente obligados a descubrir y cumplir nuestro propósito, porque es el momento para que la humanidad como un todo despierte y recuerde exactamente por qué estamos aquí. A esto nos ha conducido nuestra evolución.

La pregunta de cuál es nuestro propósito en la vida puede ser difícil de responder hasta que aceptemos el hecho de que nuestro propósito evoluciona junto con nosotros. Esta evolución se puede resumir al examinar de las 3 etapas del propósito:
     Propósito Externo = Ego. Hacer.
     Propósito Interior = Alma. Ser.
     Propósito Final = Espíritu. Despertar.
Propósito Externo
Este es el punto de vista tradicional del propósito de vida, que sólo se centra en lo que hacemos, por lo general es nuestra carrera y los roles que desempeñamos. En lugar de abordar que estamos destinados a ser, nos centramos en esta etapa en lo que se pretende que llevemos a cabo. Esto ha sido durante mucho tiempo el nivel al que ha estado la humanidad, y es un reflejo de nuestro sentido de separación y plena identificación con el ego.

Es la mentalidad de "sobrevivir y prosperar", y "hacer" en el mundo. El problema con esta visión limitada de nuestro propósito es que nos ha llevado a buscar la satisfacción y la felicidad fuera de nosotros mismos. No importa lo que logremos, nunca será suficiente. ¿Por qué? Anhelamos la siguiente etapa en nuestra evolución, que es conocer y realizar nuestro propósito a nivel interior.

Propósito Interior
Algo que ha estado ocurriendo desde las últimas décadas del pasado milenio, un distanciamiento del hacer. Sentimos instintivamente que estamos destinados a ser. Este es el cambio del propósito externo al propósito interior. Aunque nuestra exploración del propósito interior se inició con el Movimiento del Potencial Humano, enfocado en nuestro desarrollo y en sanarnos a nosotros mismos, ahora exploramos el propósito interior en su verdadero nivel: la evolución de nuestras almas.

Yo defino el alma como aquella parte de nosotros que se mantiene constante como una "personalidad" no-física a través de muchas vidas. Despertar a nuestro propósito interior está relacionado con realizar las intenciones del alma para esta vida. Estas intenciones tienen que ver con dominar nuestros dones y compartir nuestras experiencias con el mundo. Aquí trabajamos en sanar nuestras creencias limitantes y aumentar nuestro poder interior con el fin de responder a la pregunta: "¿Por qué estoy aquí en este momento, y qué debo hacer para contribuir con la humanidad?"

El logro de este propósito interno es muy importante en este momento de la historia de la humanidad, para que cada alma que está aquí ahora elimine el karma de una vez por todas y se prepare para un gran acontecimiento: el despertar espiritual de la humanidad. Este evento es lo que yo llamo propósito final.

Propósito Final
A diferencia de los propósitos externo e interior, que son únicos para cada individuo, el propósito final es compartido por todos los seres humanos. Poco a poco el aliento del Espíritu se acerca cada vez más a la Tierra, y nuestra alma lo siente. Muchos están despertando a este aliento, y pronto se alcanzará un punto de inflexión cuando la humanidad despierte y funcione como una conciencia unificada. Es una cosa gloriosa: el fin de la "historia" como la conocemos, el fin del imperio del ego bajo su percepción separada.

Cuando empezamos a despertar espiritualmente, nos acordamos de lo que realmente somos, que no es algo separado del Espíritu. Cada uno de nosotros es como una célula dentro de un gran cuerpo, y cada célula tiene su función. El hecho de compartir nuestros dones es nuestra "función celular" en este momento de nuestra evolución colectiva. En este contexto, los dones de nuestro propósito interior adquieren un significado más profundo: es nuestra manera de servir al mundo en el amanecer de esta maravillosa era.

Cuando logremos completar la transición al propósito final, abriremos nuestra conciencia aún más. Ya no tendremos necesidad de convertirnos en alguna cosa. Nos damos cuenta de que somos. Ser es suficiente. Nuestro regalo para el mundo se convierte entonces en la encarnación de la conciencia del Espíritu mismo.

Las alegrías de nuestro propósito evolutivo
Un agradable efecto secundario de la evolución de nuestro propósito es que nuestras vidas se hacen cada vez más felices, abundantes y significativas. El mayor efecto, sin embargo, es el siguiente: la única forma de cambiar realmente al mundo para terminar con el sufrimiento, la violencia, la destrucción ambiental y el terrible desequilibrio de la calidad de vida en este planeta, es cambiar nuestra propia conciencia. Importamos. Todos y cada uno de nosotros.

Cuando cada uno de nosotros cumpla con su propósito evolutivo, persona por persona, uno por uno, lograremos tanto la sanación de nuestra humanidad como la de nuestro planeta. También evolucionaremos al propio Espíritu, que es la verdadera razón de nuestro ser.